/> ABOGADO LABORALISTA EN COCHABAMBA - 2.019: 01/01/15
Mi foto
Dr. Mauricio Caballero Cel.: 79710097, Oficina: + 591 44525532. Asesor Legal Externo en: ENPRESA ASTRIX S.A., EMPRESA HOME CENTER FACIL, EMPRESA URRUTIBEHETY, EMPRESA CHINA CAMC ENGINEERING CORPORATION LIMITED CO., LTD., EMPRESA CHINA KUNMING ENGINEERING CORPORATION LIMITED., EMPRESA UNM ESCUELA DE NEGOCIOS S.R.L." , EMPRESA DOSIS S.R.L., EMPRESA AMERICANA, EMPRESA CONSTRUCTORA EXTHE, EMPRESA TEC S.R.L., EMPRESA OMIE S.R.L., EMPRESA BOLIGLOBOS LATINO, EMPRESA JAVA SISTEMAS DE ILUMINACIÓN.

jueves, 1 de enero de 2015

Inamobilidad de la mujer embarazada en Bolivia


Cbba. 24 de febrero de 2.018
Por: Abg. Mauricio Caballero Pérez
SERVICIOS LEGALES
www.asesorlaboral.or 
&nbsp

INAMOBILIDAD DE LA MUJER EMBARAZADA EN BOLIVIA





Autor: Abg. Walter Mauricio Caballero Pérez.

Comprendiéndose la maternidad como la etapa del embarazo o gravidez, vocablos que representan el período que transcurre entre la implantación del embrión humano en la adhesión de la pared del útero femenino, comenzando este proceso al séptimo u octavo día después de la fecundación del óvulo por el espermatozoide, continuando con la gestación consistente en el inicio de los procesos fisiológicos de crecimiento y desarrollo del feto en el interior del útero materno; aclarando legalmente en este punto que la gestación es del feto y el estado de embarazo es de la mujer, y finalizando con el parto o alumbramiento, mismo que es considerado como el momento en que comienza la vida del nuevo ser humano al salir del  vientre de la madre.
Pero la maternidad no solo comprende el proceso fisiológico precedentemente señalado sino que constituye la más importantísima función social que es la de perpetuar la especie humana; puesto que si una especie no se reproduce, tiende a la extinción.
Entonces proteger y garantizar la maternidad constituye la función suprema y primera responsabilidad financiera, social y cultural del Estado Boliviano, cuya obligación es la de  protegerla y garantizarla.

DISCRIMINACIÓN DE LA MUJER EMBARAZADA EN BOLIVIA

No es ninguna novedad que en Bolivia así como en casi todos los países del mundo las mujeres embarazadas, o  las que tengan planes de embarazarse, he incluso las mujeres recién casadas, sean objeto de despidos injustificados, de entrevistas laborales irregulares y discriminatorias, además de pasar por innumerables rechazos en el intento de conseguir trabajo o de permanecer en una fuente laboral; puesto que su contratación o permanencia en un puesto de trabajo implicaría que su empleador tenga que erogar mensualmente sumas económicas importantes, por ejemplo relativas al pago de 18 subsidios de pre natalidad, natalidad y lactancia, considerando que cada uno equivale a un mínimo nacional y siendo que el mínimo nacional en Bolivia para la gestión 2.012 es de Bs.- 1.000 conforme se desprende del D.S. 1213 de 1 de mayo de 2.012, resultarían 18.000 Bolivianos; sin mencionar el subsidio de maternidad establecido por el D.S. 13214 de 24 de diciembre de 1.975 consistente en la otorgación a la madre embarazada de un descanso de 45 días antes y después del alumbramiento, y otros derechos más que me permito y sin pelos en la lengua establecer como las causas principales que motivan a todo negligente empleador a despedir o negarle sin justificativo válido el derecho a trabajar a toda mujer embarazada, penosos actos cuyo fin es el evitarse cancelar estos derechos maternales.
Ante estos lamentables antecedentes es que resulta de vital importancia proteger la maternidad mediante la difusión de las normas y procedimientos legales que de manera directa van a contrarrestar cualquier intento de  discriminación contra las mujeres en estado de embarazo y lograr así garantizar de manera permanente y eficaz el pleno, efectivo e inmediato goce de sus derechos, permitiéndome en este entendido establecer las bases legales que garantizan en Bolivia el proteccionismo a la maternidad.    

INAMOVILIDAD DE LA MUJER EMBARAZADA

Nuestro flamante texto constitucional promulgado el 7 de febrero de 2.009 de manera clara y precisa garantiza en su artículo 48 Inc. 6) lo siguiente:

“ Ninguna mujer podrá ser discriminada o despedida por su estado civil, SITUACIÓN DE EMBARAZO, edad, rasgos físicos o número de hijas o hijos, garantizando también su inamovilidad cuando se encuentren en estado de embarazo conjuntamente con el progenitor hasta que la hija o el hijo cumpla un año de edad ”.

Precepto constitucional que acertadamente ratificó las normas legales ya existentes desde 1.939, es decir desde la existencia de la Ley General del Trabajo, cuerpo normativo en cuyo Art. 61 ya protegía a la maternidad al establecer:

“Las mujeres embarazadas CONSERVARÁN SU DERECHO AL CARGO percibiendo el 100% de sus sueldos o salarios”

Estabilidad laboral ampliamente ratificada 49 años después mediante la conocidísima Ley Nº 975 de 2 de marzo de 1.988 llamada popularmente como la LEY DE INAMOVILIDAD DE LA MUJER EMBARAZADA, que con meridiana claridad determina en su artículo primero:

“ Toda mujer en periodo de gestación hasta el año de nacimiento del hijo goza de  inamovilidad en su puesto de trabajo ya sea en instituciones públicas o privadas .

Concluyéndose del tenor del referido precepto legal que si cualquier empleador despidiese a una mujer embarazada en pleno conocimiento de su estado, el mismo estará obligado legalmente a reincorporar a la misma inmediatamente en su puesto de trabajo y con el mismo nivel salarial, debiéndole también prestar un trato especial por su condición, es decir liberándola de trabajos que requieran cualquier tipo de esfuerzo que pueda afectar su salud y que obviamente le permita desarrollar sus actividades de manera cómoda y adecuada, en beneficio siempre de su salud y la de su hijo, todo esto en estricto cumplimiento al art. 2 de la referida Ley Nº 975 que determina:

La mujer en gestación en el puesto de trabajo que implique esfuerzos que afecten su salud, MERECERÁ UN TRATAMIENTO ESPECIAL, que le permita desarrollar sus actividades en condiciones adecuadas, sin afectar su nivel salarial ni su ubicación en su puesto de trabajo ”.

Inamovilidad que valga la aclaración constituye un derecho y no una obligación, indicación legal de la que nace la única excepción lógica al incumplimiento a todas estas disposiciones precedentemente señaladas, como es el caso del retiro voluntario, por lo tanto toda mujer embarazada que decida voluntariamente extinguir el contrato de trabajo, podrá efectivizarlo sin ningún problema ni impedimento.

Resultando importante acotar que en la actualidad, más específicamente desde el 19 de febrero de 2.009 el derecho a la inamovilidad laboral de la mujer embarazada ha sido ampliada al progenitor, conforme se desprende del D.S. Nº 0012 de 19 de febrero del referido año al disponer en su Art. 2 lo siguiente:

La madre y/o padre progenitores, sea cual fuere su estado civil, gozarán de inamovilidad laboral desde la gestación hasta que su hijo o hija cumpla un (1) año de edad, no pudiendo ser despedidos, afectarse su nivel salarial ni su ubicación en su puesto de trabajo ”.

Decreto que me permito apuntarles a continuación:
D.S. 0012 DE 19-2-2009 DE INAMOVILIDAD DE PADRE Y MADRE PROGENITORES

 

ASIGNACIONES FAMILIARES

Otro derecho fundamental del que goza toda mujer embarazada y progenitor en Bolivia, es el relativo a las prestaciones en especie (pre natal-lactancia) y en dinero (natalidad-sepelio) llamados estos ASIGNACIONES FAMILIARES, que si bien son parte de los seguros a corto plazo, vale la pena aclarar que el costo de su otorgación esta cargo del empleador tanto en el sector público como en el privado, obviamente con la supervisión de los respectivos entes gestores de salud; beneficio normado y regulado en su cumplimiento por el Art. 25 del Decreto Supremo Nº 21637 de 25 de julio de 1.987 que con meridiana exactitud establece:

“ A partir de la vigencia del presente decreto, se reconocerán las siguientes prestaciones del régimen de asignaciones familiares que serán pagadas, a su cargo y costo, directamente por los empleadores del sector público y privado:
a) Subsidio PRE NATAL, consistente en la entrega a la madre gestante asegurada o beneficiaria, de un pago mensual en dinero o especie, equivalente a un salario mínimo nacional durante los cinco últimos meses de gestación, independientemente del subsidio de incapacidad temporal por maternidad.
b) Subsidio de NATALIDAD, por nacimiento de cada hijo un pago mínimo nacional.
c) Subsidio de LACTANCIA, consistente en la entrega a la Madre de productos lácteos u otros equivalentes a un salario mínimo nacional por cada hijo, durante sus primeros doce meses de vida………..”

Importantísima previsión que dio pie a la promulgación de una serie de Resoluciones Ministeriales referidas a reglamentar la otorgación de Asignaciones Familiares, siendo la última la Nº 1676 de 22 de noviembre de 2.011 que garantiza su otorgación de la manera más oportuna y eficiente a la población beneficiaria y que me permito apuntarles a continuación esperando siempre que les pueda ser de gran utilidad....
Asignaciones Familiares 2011


DERECHO AL DESCANSO DE MATERNIDAD

En lo relativo a los descansos que toda mujer embarazada tiene derecho a gozar antes y después del alumbramiento, estos se encontraron normados inicialmente por el Art. 61 de la Ley General del Trabajo de 1.939, que establecía:

“ Las mujeres embarazadas descansarán 30 días antes y 30 días después del alumbramiento, o hasta un tiempo mayor si como consecuencia sobrevinieren casos de enfermedad. Conservará su derecho al cargo y percibirán el 100% de sus sueldos o salarios. Durante la lactancia tendrán pequeños periodos de descanso al día, no inferiores en total a una hora ”.

Importantísimo precepto que 36 años después fue ampliado mediante Decreto Ley Nº 13214 de 24 de diciembre de 1.975 cuyo artículo 31 tuvo a bien ampliar el tiempo de descanso al disponer:

“La asegurada tendrá derecho durante el embarazo y el puerperio al subsidio de maternidad por un plazo máximo de 45 días anteriores al parto y de 45 días posteriores a él, siempre que en estos períodos no ejecute trabajo remunerado. Este subsidio se pagará a la asegurada que tenga un mínimo de cuatro cotizaciones mensuales, dentro de los doce meses anteriores a la fecha en que se cancela el subsidio pre natal”   
  Autor: Abg. Walter Mauricio Caballero Pérez.